Lula, síntesis del Brasil de los últimos 70 años

Por Cesar Sanson (x)
“La cabeza de Lula es la del peón del ABC”. La afirmación es de Gilberto Carvalho uno de los asesores más próximos de (el presidente Luiz Inácio)Lula (da Silva) en entrevista a la prensa. Según Gilberto, el presidente “está feliz de la vida con el crecimiento, con la producción industrial, la producción agrícola y al mismo tiempo la distribución de esa riqueza traducida en salarios, en empleos, en mejor calidad de vida para el pueblo”. El ABC del cual habla Gilberto es la región del gran São Paulo que concentró las montadoras cuando ellas vinieron al Brasil en los años 50. El ABC desde donde Lula aparece para el Brasil y para el mundo con las importantes huelgas del final de los años 70 es una síntesis de los gobiernos (Getulio) Vargas y Juscelino Kubitschek. Es el sector de punta del capitalismo brasilero de la época y símbolo de la modernización conservadora.  La cabeza “de Lula” fue formándose a partir de dos grandes movimientos. De un lado, Lula es producto de la modernización conservadora, o sea, Lula no existiría sin la Era “Vargas” el Estado nacional-desarrollista que industrializó el país e instauró la legislación laboral y la estructura sindical. Pero para además de Vargas, Lula también es resultado del periodo Juscelino Kubitschek, que abrió el país para el capital transnacional y trajo las montadoras.

Sin embargo, la modernización trajo consigo su lado perverso, la escandalosa concentración de la renta, el desarrollo desigual, la ausencia de las reformas sociales, las parcas e insuficientes inversiones en el área de la educación, salud, saneamiento y reforma agraria. El Brasil creció dividido, desigual, dual. Conviven en un mismo país, dos países. Tenemos un Brasil moderno, insertado globalmente, nación emergente, octava economía mundial. Pero, tenemos el Brasil miserable, del hambre, de la clasificación del 70ª Indice de Desarrollo Humano (IDH), de las metrópolis hinchadas, del drama en la salud y en la educación.

Lula también es resultado de ese Brasil. Es producto de la inconformidad de los movimientos sociales, de la lucha contra la modernización conservadora, de la lucha por la Reforma Agraria, de la distribución de renta, de la urgencia de las reformas estructurales en la salud y en la educación.

Por lo tanto, la figura de Lula “y por eso despierta tanta fascinación”, es la síntesis del Brasil de los últimos 70 años, un país moderno y conservador. La gran apuesta fue que con Lula en el poder haría un gobierno sintonizado con su histórico de movimiento social. Sin embargo, lo que se ve es la opción de Lula por la continuidad de la modernización conservadora. Prevaleció Lula del ABC de la lógica del desarrollismo asociado al capital transnacional ajustado a los tiempos de la globalización, un gobierno que practica el post-consenso de Washington. Para las demandas de los movimientos sociales encontró una solución intermediaria: el apaciguamiento de la miseria con Lo Bolsa Familia.

(x) Investigador del Centro de Investigación y Apoyo a los Trabajadores y doctorando de Ciencias Sociales en la UFPR. Editada por la Radioagencia NP (Noticias do Planalto), del Brasil. Publicado el ( Martes, 08 de Julio de 2008 )

==========

MERCOSUR NOTICIAS

Comente

Required fields are marked *
*
*

%d blogueiros gostam disto: